Pequeñas y medianas empresas (PyMEs) de la República Dominicana.

El primer buscador de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) de la República Dominicana. www.minegociodr.com

Mi NegocioDR

 
Web Mi NegocioDR

29.8.06

¿Por qué las empresas latinoamericanas no compiten mejor?


A principios de los años noventa, América Latina parecía preparada para lograr un fuerte repunte económico tras la llamada "década perdida" de los años ochenta. Diversas circunstancias jugaban a su favor: muchos países de la región iniciaron grandes reformas estructurales, florecieron nuevas tecnologías, cayeron las tasas de interés internacionales y los capitales privados comenzaron a peregrinar hacia las economías emergentes.

Sin embargo, durante el último decenio el desempeño de la región en materia de crecimiento económico resultó deslucido. En la primera oración de su nuevo Informe de Progreso Económico y Social, Competitividad: El motor del crecimiento, el Departamento de Investigaciones del BID lo califica como "decepcionante".


La tasa de crecimiento económico regional promedió sólo 3,3 por ciento al año, un magro rendimiento que no alcanzó a colmar las expectativas. El crecimiento promedio de los ingresos de los latinoamericanos fue aún más anémico: 1,5 por ciento al año, debajo de las tasas logradas por los países industrializados y algunas naciones del sudeste asiático. Como señala el IPES 2001, el ritmo de crecimiento de los ingresos latinoamericanos es tan lento que le tomaría a la región un siglo llegar a los niveles actuales de los países desarrollados.

En términos forenses, el reciente informe del Departamento de Investigaciones del BID analiza las probables causas de este lamentable desenlace. En sus ediciones anteriores, el IPES trató otros problemas que afectan el desarrollo en América Latina: la influencia poco reconocida de factores geográficos y demográficos, la debilidad de las instituciones públicas, la persistencia de la desigualdad económica y el enorme costo de la volatilidad financiera en los ciclos de auge y crisis de la región.

Competitividad: El motor del crecimiento investiga cómo utilizan los países latinoamericanos y caribeños los principales factores de la producción (el capital, el trabajo, la infraestructura y las nuevas tecnologías). En sus conclusiones halla serias deficiencias y paradojas. Por ejemplo, el informe apunta que, como consecuencia de la escasez de crédito y los déficit de infraestructura en sectores clave como el transporte, la energía y las telecomunicaciones, las grandes firmas latinoamericanas son mucho más pequeñas que sus competidoras en países industrializados o en el sudeste asiático.


Esa atrofia limita sus posibilidades de generar más empleo, un efecto que se amplifica entre las pequeñas y medianas empresas de la región, que tienen menos acceso al crédito y enfrentan mayores dificultades para lidiar con puertos ineficientes, redes eléctricas poco confiables y sistemas de telecomunicaciones inconstantes.

Como en otras entregas del IPES, este informe recurre a índices y encuestas de opinión internacionales para ilustrar algunas de sus conclusiones. Del Global
Competitiveness Report>> publicado por el World Economic Forum, que este año incluyó a 20 países latinoamericanos, extrae el dato de que la mayoría de las economías de la región figuran en posiciones muy bajas en términos de su capacidad tecnológica y la calidad de su ambiente macroeconómico y sus instituciones públicas.

La mitad de los países latinoamericanos muestran indicadores de competitividad muy inferiores a lo que se esperaría tomando en cuenta sus niveles de ingresos. Tal resultado implica que su potencial de crecimiento futuro está comprometido.

Otro dato perturbador proviene del World Business Environment Survey compilado por el Banco Mundial y el BID. En ese sondeo, los empresarios latinoamericanos se quejan más frecuentemente que sus colegas en otras regiones de los problemas que enfrentan para desenvolverse con la falta de crédito, sistemas regulatorios e impositivos complejos, políticas económicas inestables, la incertidumbre generada por la inflación y las fluctuaciones en los tipos de cambio, el delito y la corrupción.


Si bien estas opiniones son subjetivas, los resultados de la encuesta revelan una profunda insatisfacción con el clima de negocios entre agentes económicos fundamentales para la región.

En varios de sus capítulos Competitividad: El motor del crecimiento discute una gama de opciones de políticas económicas que podrían seguir los países latinoamericanos para corregir muchas de las deficiencias en los mercados de los distintos factores de producción. Sin embargo, el informe advierte que no hay una receta única para que cada uno de estos mercados funcione adecuadamente.


La falta de capital o de ingenio tecnológico no son los principales obstáculos, señala, sino las leyes y regulaciones que constituyen los marcos institucionales de cada país. Por ejemplo, la oferta de crédito en América Latina (que, como porción de su producto bruto, es un tercio de la disponible en países industrializados) se ve constreñida no sólo por la relativamente mayor inestabilidad macroeconómica de la región sino por defectos institucionales tales como la ausencia de una protección efectiva de los derechos de los acreedores, las tasas de interés reguladas, los créditos dirigidos a sectores o industrias favorecidas por los gobiernos y la poca previsibilidad de los sistemas judiciales.

El informe destaca el desarrollo de otras instituciones alternativas como las microfinancieras, que han podido ampliar el acceso al crédito para las empresas más pequeñas. Para consolidar esos logros deberá mejorarse la regulación y la supervisión de los sistemas financieros de la región, así como las leyes que los gobiernan.

Por Peter Bate, BID América

Motivación



Cuando hablamos de la motivación como una de las herramientas de la productividad debemos de tomar en consideración una serie de elementos que inciden en lo que es el concepto en sí.La motivación es un derivado de la ambición y autoestima, el catalítico necesario para que esta formula funcione es incentivo.

Todos nosotros trabajamos para obtener un beneficio, por lo regular tangible, de no ser así, existiría un desequilibrio en la "Ley del Intercambio".Toda empresa debe de tener y mantener activo un dinámico "Programa de Incentivos y Motivación" con el propósito de establecer una dinámica exitosa y productiva con el personal los cuales incluyen los niveles bajos, medios y altos.

La ausencia de dicho Programa implica la omisión de un instrumento sumamente necesario para poder obtener los mayores beneficios de los recursos humanos refrenando así el crecimiento y desarrollo de la empresa.Los ejecutivos son las personas que deciden el triunfo o fracaso de la entidad con la cooperación de los empleados, esto es algo obvio. Por deducción lógica, la motivación, la ambición, la habilidad de integración para trabajar como equipo, entre otros, son prerrequisitos para que los logros y los retos de una empresa sean alcanzados.

Estoy haciendo hincapié mas que nada en las "Responsabilidades Empresariales", y quizás algunos de los presentes no se sientan muy a gusto, esto no es mi intención. Mi propósito es poderles comunicar algunos conceptos básicos que en muchos casos pasan por desapercibido por diferentes razones como las siguientes:
Una Empresa, ya sea de familia o no, es una "Entidad con vida propia".


No debe ser concebida como una extensión o posesión de una o varias personas. Claro esta que toda empresa tiene, dueño(s) y /o accionistas que la tratan de dirigir hacia el éxito pero estos deben de mantener este concepto vigente por su propio beneficio y el de la entidad.

Para que la entidad crezca saludablemente debe tener desde su inicio una infraestructura adecuada y actualizada acorde con la realidad de un mundo globalizado y de los mercados cambiantes.
Los procesos de "La no-existencia a la existencia", ya sean la creación de un departamento o de una entidad comercial, implican una planificación amplia y actualizada, una precisa logística, visión global y una ejecución en "Tiempo Real".

También, este proceso trae por causa y efecto, cierto nivel de confusión y oposición.
Empresas con problemáticas preexistentes y con la necesidad de corregirlas, pueden, y a veces se les hace necesario acudir a una asesoría profesional. No obstante deben de utilizar, en primer plano, los recursos humanos a su disposición implementando una motivada dinámica de "Trabajo en Equipo" aumentando así las posibilidades de poder lograr los cambios o actualizaciones de lugar.

Una de las personas más importantes en lo que se refiere a la "Motivación e Incentivas Laborales" fue el fundador de la Ford Motor Co. , el Sr. Henry Ford. Su filosofía de valorizar e incentivar a su personal lo mantuvo a la cabeza de la industria norteamericana durante los años de la depresión. Esto lo logro manteniendo a su personal sin cesantías y más aun ofreciéndoles incentivas adicionales.

Estamos hablando de hace muchos años pero el concepto no ha cambiado, si algo a sido reforzado.Como asesor de negocios a nivel internacional y como empresario les aseguro que no es posible desarrollar una empresa, por cualquiera que fuera, sin la cooperación y motivación de sus empleados trabajando juntos en equipo y me refiero a todos los empleados.

Creo que esta de mas decirles que la motivación empieza en los niveles mas alto de la empresa, dando el ejemplo de motivación y comportamiento profesional y al mismo tiempo compartiendo, mano a mano, con él más valioso de los recursos empresariales "Los empleados."

Por Lic. Genaro Salom


¿Miedo al Cambio?

Todo cambia, todos cambiamos, nada se queda inerte. El cambio es inevitable en nuestras vidas también, en todos los desempeños profesionales. Al igual, es saludable y refuerza grandemente el desarrollo y el crecimiento en todos los niveles: sociales, empresariales y gubernamentales.

Según la intensidad del cambio será la resistencia y los efectos de igual y opuesta fuerza que este produce. Todas las empresas, ya sean MIPYMES (micros, pequeñas y medianas empresas), mega empresas o multinacionales, se encuentran también en constante cambio. Muchas, por no decir todas, desafían los riesgos de varias innovaciones simultáneas.


En este constate proceso es inevitable el cometer errores. Con el buen uso de las Nuevas Tecnologías, una buena administración y cultura empresarial “sin miedo al cambio y a la innovación”, entre otros factores organizacionales, minimiza el por ciento o margen de error. Pero estemos muy concientes de que la mayoría de nosotros nos resistimos al cambio. Es algo natural.

La necesidad de implementar nosotros mimos los cambios se produce por las circunstancias del entorno, también cambiante. Algo que me gusta llamar “Señora Necesidad”. Esta dulce y sutil señora fuerza a la persona, entidad comercial o al Estado a cambiar. O a sucumbir.

Hoy día, más que nunca, necesitamos desarrollar la mentalidad que nos permita “perderle el miedo al cambio” y acogernos a un pensamiento que constantemente proyecte la cuestionante; “¿Qué puedo cambiar para mejorar mi vida, mi empresa y mi país?

"Estamos en gran necesidad de soluciones, no solamente criticas, sino SOLUCIONES ejecutables producidas por cambios innovadores."

Los llamados emprendedores son un magnifico ejemplo de personas que, en ocasiones, “van en contra de la corriente” buscando el cambio, como cambiar algo que ya no funciona.
“La innovación es el cambio aplicado de forma tangible.”

En un Universo en constante movimiento y “expansión” no seamos tan necios de crear una “burbuja” que nos mantenga prisioneros en nuestros propios esquemas y “hábitos desfasados”. Optemos por la “filosofía del cambio”, un cambio calculado. De esta forma seremos más eficientes, productivos, motivados y de seguro alcanzaremos la tan mencionada....“Competitividad”

Por Lic. Genaro D. Salom